Las fotos del bebé son constitucionales en E.E.U.U. (?)

Desde estas palabras periódicas siempre estamos atentos a lo que dice la Corte Suprema de Estados Unidos. Como en Argentina somos un país bananero, con una Corte Suprema acorde a nuestro nivel de país, nos conformamos con mirar a los paises jurídicamente serios. Igual que hizo Alberdi hace casi doscientos años.

El motivo de este artículo tiene que ver con que ayer el máximo tribunal estadounidense ratificó la constitucionalidad de las sentencias fundadas en la Protection Act de pornografía infantil. ¿En Argentina se discute lo mismo? No, acá ocupa el centro del debate nacional el tema de las retenciones en orden a si un impuesto puede ser creado por resolución del Ministerio de Economía. O sea, discutimos cosas de la época de Juan I de Inglaterra, más conocido como Juan sin Tierra -Lackland en inglés-. O lo que es lo mismo, somos tan audaces que no consideramos que este tema de las retenciones fue resuelto cuando los barones se tiraron en contra del bueno de John y se reunieron con sus líderes en Runnymede, cerca de Londres, el 15 de junio de 1215, para sellar la Carta Magna firmada por coacción a punta de pistola.

Volviendo al tema del fallo de la Suprema Corte de America (?), en un veredicto de 7-2, el máximo tribunal sostuvo que “las ofertas de proveer o los requerimientos para obtener child pornography están categoricamente excluidas del derecho a la privacidad y a la libertad de expresión”. Ergo, pueden ser tipificadas como delito.

Los impugnantes de la ley sostuvieron que la ley podía ser aplicada a películas como “Traffic” o “Titanic”, que sugieren relaciones sexuales entre adolescentes. Sin embargo, la Corte dijo que solo se aplica a “cualquier persona que conscientemente publicita, promueve, presenta, distribuye, o solicita” material prohibido, descartando que las películas o las inocentes fotos de bebés bañandose puedan dar lugar a la promoción de una causa penal. En este sentido, puede llevar tranquilo su album de fotos de cuando era bebé a los States (?) sin ser criminalizado.

El caso, United States v. Williams, No. 06-694, empezó en 2004 contra un depravado de la Florida, de nombre Michael Williams, que fue atrapado por agentes federales ofertando pornografía infantil en un chat de Internet. El degenerado se jactaba de tener “good pics of his 4-year-old daughter”. Eso era mentira, pero cuando allanaron su casa, los agentes federales encontraron 22 imágenes sexualmente explícitas de niños en su disco rígido.

En conclusión, si usted es un depravado pedófilo, vaya a Filipinas a hacer turismo sexual (?) porque en Estados Unidos, si busca u ofrece fotos de pornografía infantil terminará preso como T-Bag (?). Y está muy bien que así sea. En cambio, acá en Argentina los jueces están terminando su curso de logo, av 90, de 90 (?). Ergo, sus posibilidades de elusión del accionar de la justicia son altas.

Anuncios