¿El Congreso se convertirá en Progreso? (?)

El Congreso argentino, hasta ahora, durante el quinquenio de gobierno de la dinastía al mando, fue apenas una escribanía del Poder Ejecutivo, cumpliendo el dictado que le venía desde Balcarce 50. No caben dudas, pues, que tal actitud omisiva de la competencia funcional del Poder Legislativo genera una democracia desmedrada.

Ello, sin dudas, obsta al progreso. De allí la poesía que se nos ocurrió. “El Congreso obsta al progreso” ¿Por qué? Porque al tener una defección funcional como la apuntada, la Argentina es un pais poco serio, luego, no progresa como lo está haciendo Brasil o Perú.

Sin embargo, a no desanimarnos. Tenemos el mejor Congreso que el dinero puede comprar (?). De allí que no abriguemos dudas sobre la ferviente oposición que formularán ambas Cámaras del Poder Legislativo para aprobar la “ley de ratificación de las resoluciones del Ministerio del Economía ratificadas por Decreto del Poder Ejecutivo nacional fijando los regímenes de derechos de exportación” (proyecto enviado por el Poder Ejecutivo). Al parecer, el proyecto debe ser aprobado sin variar una coma. ¿Qué haría usted si fuera diputado? Para oponerse tendría que ponerse a estudiar el régimen constitucional tributario. En cambio, para aprobarlo solo hace falta levantar la mano.

Para finalizar, no culpamos al Congreso por su inactividad pasada y futura. Si nosotros tuviéramos miles de millones de pesos a nuestra disposición, también seríamos irresponsables como ellos (?).

Anuncios