Reformatio in peius sua sponte (?)


Reformatio in peius es una locución latina, que puede traducirse a “reformar en perjuicio”. Cuando se recurre una sentencia, está prohibida la reformatio in peius para evitar que el erróneamente condenado se abstenga de apelar por temor a que le den una sanción aún mayor a la que le dio primera instancia. Ejemplo: Me condenan a pagar mil pesos. Si apelo, la Cámara puede revocar la sentencia y yo no tener que pagar los mil pesos. Empero, si la reformatio in peius no estuviera vedada, al apelar podrían condenarme a pagar diez mil. De modo tal que el apelante podría tolerar lo seguro pero injusto, por miedo a una injusticia peor por parte de la Cámara de Apelaciones. En resumen, al apelar -sin existir apelación de la parte contraria- lo peor que puede sucederme es que confirmen la sentencia de primera instancia porque en Argentina está vedada la reformatio.

Moraleja. El Trbunal de Apelación no puede incrementar el monto de la pena por propia voluntad sin que nadie se lo pida (esto en latín culto (?) se dice sua sponte). Este principio, que en nuestro país es tan obvio y adquirido como la corrupción administrativa (?) fue reiterado por la Corte Suprema de EEUU en la causa Greenlaw v. United States. El Justice George Ginsburg (?) fundó su sentencia en “ese principio de derecho no escrito pero inmemorialmente acatado que dice que una corte de apelaciones no puede alterar la sentencia a su estudio para beneficiar a la parte no apelante” .

Chocolate por la noticia (?). Acá, en Argentina, hace años que cumplimos esa regla. Y eso que no usamos el sua sponte (?).

Anuncios