Prórroga unilateral del contrato de un futbolista ahumado (?)

El jugador profesional de fútbol es un trabajador comprendido dentro de la ley de contrato de trabajo. Para neófitos diremos que el jugador firma un contrato en cinco ejemplares [1) para al club, 2) para la AFA, 3) para Agremiados, 4) para el Ministerio de Accion Social (?), 5) para el jugador]. Los contratos, a diferencia de lo que ocurre en otros ámbitos, son a plazo fijo. El término de duración de los contratos no podrá ser inferior a un año ni mayor de cuatro. Hay muchas variantes en la práctica, pero es comun que el club ofrezca un contrato por un año, con opción a favor del club para prorrogarlo por períodos anuales y hasta 3 años más. Finalmente, en cuanto aquí interesa, el contrato se extingue por el vencimiento del plazo contractual o por no haberse hecho uso en término del derecho de opción de prórroga. El nombre técnico de esa opción de prórroga es pacto de contrahendo que genera una reconducción del contrato. Hasta aquí el derecho argentino.

¿Cual es la opinion de FIFA al respecto? El Reglamento FIFA determina que un jugador es libre al finalizar su contrato (artículo 13) y que todo contrato de jugador profesional debe constar por escrito (artículo 2.2). De esa forma, una renovación unilateral de contrato no podría considerarse de conformidad con dicho Reglamento.

Nosotros creemos que la prórroga unilateral y automática de un contrato por el club constituye una cláusula abusiva y contraria a los principios de la libertad contractual y de la libertad del trabajo.

¿Que resolvió la Cámara de Resolución de Litigios y el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS-CAS) de Lausanne -Corte de Justicia que entre otras competencias, entiende en los litigios de FIFA- al respecto? Que la prórroga unilateral & automática de un contrato (“reconducción del convenio” en la jerga) es una cláusula abusiva, nula e inoponible a los jugadores. La carátula de la causa es “BUENO/RODRIGUEZ vs PEÑAROL” y fue dictada en el año 2005.

¿Se entiende ahora lo que están haciendo Sebastián Nayar, Oscar Ahumada y Martín Bravo? Lo que ocurre en el caso de estos jugadores es que actúan con dudosa buena fe (asesorados por sus representantes) porque saben que la ley uruguaya/argentina/paraguaya no tiene validez extraterritorial mas allá de esos estados. Que es la forma legal de argumentar lo que en criollo sería “garqué al club y cobré toda la guita yo” (?). Vendrían a ser un casos análogos a los ochentosos de Ruggeri/Gareca -garcando a Boca- o Redondo -defencando sobre Argentinos Juniors-, pero ahora con aristas de globalización (?)

Anuncios