El día que guillotinaron a CFK (¡y a NK también!) (?)

Nestor, por medio de su interpósita esposa, quiere un Estado Social. Es decir, actualmente se aplican políticas redistributivas creyendo con ello remediar injusticias y desigualdades sociales. Lo mismo hizo hace sesenta años Perón, quien consiguió abrir un descomunal déficit fiscal. ¿Adivine la razón de las retenciones made in CFK? Si, adivinó: necesitan dinero para paliar el déficit fiscal.

Juan Domingo Cangallo nacionalizó de los ferrocarriles. Nestor nacionalizó con el Correo, Aguas Argentinas, etc. CFK lo está haciendo con la improductiva Aerolíneas Argentinas.

John Sunday (?) y CFK (¡bah, NK!) creen que todo opositor al gobierno debe acompañar y esperar hasta las próximas elecciones. Democracia es justamente la libertad de oponerse a los gobernantes durante el mandato de estos. De otra forma solo serían admisibles las críticas al gobierno en momentos electorales, lo cual es inadmisible y contrario a la esencia democrática.

Argentina tiene una democracia representativa. Empero, la tendencia mundial es volver a las fuentes de la antigua Grecia, cuna de la democracia directa, en donde el ideal es que todos decidan todo asunto público. Entonces, la democracia argentina debiera estar en manos de los ciudadanos para auspiciar y fomentar la democracia directa. Veamos un ejemplo de estos días. Muchos diputados que votaron a favor del gobierno en el tema de las retenciones, son insultados al volver a sus pueblos y ciudades por defender a la corporación kirchnerista -utilizando la democracia representativa- en vez de defender lo que los propios ciudadanos que los votaron querían -democracia directa-.

Para finalizar, toda esta feria de ilusiones representada por el Estado Social Kirchnerista (?) concluirá en corrupción, bancarrota económica, inflación galopante y como es de esperarse, mas pobreza. Igual que ocurrió con el Estado peronista. Con una agravante. JDP era muy carimático. CFK y NK son las antípodas del carisma. Irritan cuando dan clase (?) desde toda tribuna. No son queridos por el pueblo de Santa Cruz. Tampoco por quienes los votaron.

Por eso, desde palabras períodicas decimos que CFK (¡bah, NK!) son una mala copia de Juan Domingo. Con la diferencia que la Argentina de hoy tiene una extrema desigualdad social y altos impuestos. Hay un aumento constante de los gastos del Estado. Escasez de alimentos. Etcétera. Es decir, hay circunstacias sociales parecidas a las que precedieron a la Revolución francesa. Por eso no sería extraño que a CFK (¡y también a NK!) les pasara lo mismo que a Luis XVI el 21 de enero de 1793. O bien, que el día de mañana, de la tumba de él se roben los ojos (?) y de la de ella, el pañuelo Louis Vuitton con que la enterraron (?)

Anuncios