Archivo | abril 2010

El homicidio proditorio de Silvina Luna (?)

Los medios informan sobre un caso de homicidio proditorio. No es el de Silvina Luna, pero nosotros igual morimos por ella (?). Podríamos hablar un rato largo sobre esa vez en que el Aeroparque “nos miró lascivamente”. Pero eso sería pura jactancia. La cuestión que motiva este comentario nada tiene que ver con vedette comegato (?) de la Chicago argentina (?). Dos amigas. Una se iba a casar. La otra tenía un video sexual de la futura contrayente con alguien que no era su futuro esposo. La futura contrayente, al parecer, valiéndose de su carácter de amiga, llevó a la portadora del video hasta el baño de un bar porque “le tenía que comentar algo”. Acto seguido, le habría dado un mazazo en el parietal frontal, causándole la muerte.

Se nos ocurren muchos ejemplos similares en la literatura universal. El asesinato de la usurera por parte de Raskolnicov (oculta el arma, con un regalo se gana su confianza, mientras distrae a la víctima y le asesta un golpe fatal) de Fiodor Dotoievski en Crimen y Castigo. Otro tanto ocurre con el asesinato de Julio César, en el que Bruto lo alienta a concurrir hacia el Senado. Cuando llega, los asesinos rodean a Julio César y le apuñalan uno tras otro; entre ellos está Bruto, a quien César reconoce justo antes de morir. Por último, el séptimo círculo del infierno de Dante Alighieri se divide en tres recintos: los violentos contra el prójimo (homicidas y ladrones). El séptimo círculo está vigilado por el minotauro (monstruo con cabeza de hombre y cuerpo de toro) esta dividido por tres círculos llenos de piedra y rodeados por un gran río de sangre, en el que nadan los homicidas alevosos.

¿Qué es el homicidio proditorio? Es aquél en el que el homicida obra sobre seguro o a traición, cuya mayor reprochabilidad se justifica en la menor posibilidad de defensa de la víctima. Tiene pena de reclusión perpetua y también se conoce con el nombre de homicidio calificado por alevosía del art. 80 inciso 2 del Código Penal.

A nuestro entender, el caso de Silvia Luna es un clarísimo ejemplo de homicidio proditorio. Y si hay sexo, traición y videos, es lógico entender por qué la gente no habla de otra cosa por estos días. Por eso, corresponde que Silvita sea vigilada por el minotauro (?). Resulta mas seguro eso, porque cuando resuelva, la justicia va a entender cualquier cosa, como siempre (?).

Anuncios

Igual nos divertimos (?)

Hoy se conoció la sentencia de la Corte de La Haya por el caso de las papeleras/pasteras de Gualeguaychú. Ganamos, pero la planta sigue. O sea que perdimos. De todas formas, igual nos divertimos (?). Vivimos en tiempos en que la gente no entiende a la Justicia. Pues bien, estas sentencias no ayudan. Porque no resulta coherente que la sola declamación de “que se violó un tratado sea indemnización suficiente para el Estado Argentino”. Lo bueno de todo esto es que se terminará el corte de la ruta a Uruguay. Bah, no sé. Los asambleístas dicen que no lo van a levantar. Entonces Argentina va a ser responsable de la violación del Tratado del MERCOSUR, por usar su territorio para inficionar un daño a otro estado miembro e impedir el libre tránsito de personas y bienes por las fronteras. En fin, da gusto saber que la justicia internacional es tan ineficiente como la argentina. Porque si no resuelve los problemas que se someten a su consideración, no cumple con su deber funcional y termina siendo funcional a la cobardía imperante en el orden judicial interno.

Vengo de votar

Recién vuelvo de votar en las elecciones del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Es simpático ver a colegas que nunca se ven por el colegio, sin carpetas, ni portafolios ni nada que se parezca a un abogado de verdad. También es republicanamente edificante que el Dr. Arroz (actual presidente saliente) pase al lado de uno, empujando, al grito de “a ustedes, que son los vampiros, nadie los quiere mas. Hay que impugnar esos votos” (?). A eso deben referirse cuando hablan de gestión de cara al matriculado. También resulta virtuoso ver a los candidatos cara a cara. Hasta dentro de dos años no los voy a volver a ver (?). Y hasta me genera un dejo de escrupulosidad ver a esa conducta tan argentina que es el robo de boletas por propios colegas. ¿Por qué tenía que ser una elección educada, entre gente universitaria? Es lindo sentirse parte de un sindicato, de la mas rancia politiquería Argentina. Resumiendo, fui parte de una elección turbia como nunca antes. Espero que el resultado sea igual de oscuro, porque sinó me voy a sentir defraudado (?).