Vengo de votar

Recién vuelvo de votar en las elecciones del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Es simpático ver a colegas que nunca se ven por el colegio, sin carpetas, ni portafolios ni nada que se parezca a un abogado de verdad. También es republicanamente edificante que el Dr. Arroz (actual presidente saliente) pase al lado de uno, empujando, al grito de “a ustedes, que son los vampiros, nadie los quiere mas. Hay que impugnar esos votos” (?). A eso deben referirse cuando hablan de gestión de cara al matriculado. También resulta virtuoso ver a los candidatos cara a cara. Hasta dentro de dos años no los voy a volver a ver (?). Y hasta me genera un dejo de escrupulosidad ver a esa conducta tan argentina que es el robo de boletas por propios colegas. ¿Por qué tenía que ser una elección educada, entre gente universitaria? Es lindo sentirse parte de un sindicato, de la mas rancia politiquería Argentina. Resumiendo, fui parte de una elección turbia como nunca antes. Espero que el resultado sea igual de oscuro, porque sinó me voy a sentir defraudado (?).

Anuncios