Justicia sin espada (?)

Asistimos por estos días a un hecho realmente vergozoso. La imagen de la justicia ha sido escarnecida por la presidenta de la nación. En efecto, toda la simbología de la justicia la representa con una espada. La idea que quiere significar es que si no se cumplen sus fallos, la justicia misma ordena, espada afilada en mano, que se haga lo que ella dispuso, por la fuerza.

En Argentina, la Corte de Lorenzetti no tiene ni espada, ni fuerza, ni filo. Y la autoridad de acatamiento de sus fallos hace reir mas que los cómicos de calle Corrientes (?). Ocurre que le ordenó hace mas de diez años a la provincia de Santa Cruz reponer al jefe del ministerio público, echado incorrectamente. Todavía no logró que se cumpla ese fallo. Y el poder ejecutivo de la nación se le ríe en la cara.

Pocas cosas generan mas anomia y fomentan señeramente desapego a la ley (del que los argentinos somos trsitemente célebres) como ver a la presidenta burlándose de la Corte Suprema, anunciandole que si se produce la intervención federal, ella le va a sar asilo al gobernador intervenido.

Moraleja: Sr. ciudadano de a pie, si la justicia le ordena hacer algo, no lo haga. Ríase y conteste: “Si la presidenta no cumple lo que dice la Corte, ningún juez tiene autoridad para decirme lo que tengo que hacer, dar o no hacer” (?)

Anuncios