Archivo de etiquetas| derecho argentino

La Corte Suprema de EEUU redujo la condena a EXXON por punitive damages


Los Punitive damages son una institución del Common Law de origen británico. Son multas que se dan al demandante en un juicio -que paga el demandado para penarlo, para que aprenda para la próxima vez y/o para que los demás en su situación sigan su ejemplo-.

En Argentina, en cambio, un juez civil, en un proceso de esta misma naturaleza, puede condenar al demandado a pagar una indemnización compensatoria del daño causado, pero, por lo general, no puede imponerle sanciones.

Existen casos en los que la Corte de Estados Unidos ha puesto coto a los punitive damages. En BMW of North America, Inc. v. Gore (116 S. Ct. 1589 (1996), un caso de Punitive damages en derecho contractual, el vendedor demandado había vendido a la compradora demandante un
automóvil nuevo sin informarle de que había sido parcialmente repintado. Se dijo que era claramente exorbitante dados el reducido grado de reprochabilidad de la conducta del demandado y la proporción de 500 a 1 entre una indemnización de 2,000,000 de dólares y un daño real de 4,000 dólares. El Tribunal estableció tres criterios muy generales para valorar la constitucionalidad de un veredicto de Punitive damages:
a) El grado de reprochabilidad de la conducta del demandado.
b) La razonabilidad de la relación entre el importe de los Punitive damages y la indeminización.
c) El alcance de las sanciones penales establecidas por las leyes para conductas comparables.

Esta semana la Suprema Corte Federal de Estados Unidos, redujo la condena de 5 billones de dólares por punitive damages en contra de ExxonMobil a 500 millones de dólares. El hecho por el que se condenó a la empresa fue un derrame de 11 millones de galones de petróleo en Alaska en 1989. Debe recordarse que Exxon permitió que el capitan que comandaba el buque fuera alcohólico, que en la noche del desastre se tomó cinco vasos dobles de vodka. El daño ambiental causado por este hecho fue el peor de la historia de los Estados Unidos y todavía afecta a los pescadores de Alaska hoy día. ¡Hay que tener ganas de ir a pescar a Alaska!, pero bueno, a los muchachos fishermen los pertuba EXXON a casi 20 años del desastre porque les obliga a sacar peces empetrolados (?).

De todas formas, la sentencia no permite extraer una regla clara sobre cuando se viola el debido proceso del multado por punitive damages. Habrá que ver como sigue evolucionando esta Jurisprudencia.

¿Y Argentina? No existen punitive damages aquí. Si usted, por ejemplo, tiene una revista, inventa una historia se sexo, drogas y alcohol entre una diva y el oso polar del Zoo (?), probablemente venda millones de ejemplares de la revista. Sin embargo, cuando sea demandado por los batalladores abogados de la diva, la condena nunca va a superar las ganancias que usted obtuvo. Con lo cual, podemos afirmar sin ambages, que el derecho argentino auspicia los ilícitos lucrativos.

Reformatio in peius sua sponte (?)


Reformatio in peius es una locución latina, que puede traducirse a “reformar en perjuicio”. Cuando se recurre una sentencia, está prohibida la reformatio in peius para evitar que el erróneamente condenado se abstenga de apelar por temor a que le den una sanción aún mayor a la que le dio primera instancia. Ejemplo: Me condenan a pagar mil pesos. Si apelo, la Cámara puede revocar la sentencia y yo no tener que pagar los mil pesos. Empero, si la reformatio in peius no estuviera vedada, al apelar podrían condenarme a pagar diez mil. De modo tal que el apelante podría tolerar lo seguro pero injusto, por miedo a una injusticia peor por parte de la Cámara de Apelaciones. En resumen, al apelar -sin existir apelación de la parte contraria- lo peor que puede sucederme es que confirmen la sentencia de primera instancia porque en Argentina está vedada la reformatio.

Moraleja. El Trbunal de Apelación no puede incrementar el monto de la pena por propia voluntad sin que nadie se lo pida (esto en latín culto (?) se dice sua sponte). Este principio, que en nuestro país es tan obvio y adquirido como la corrupción administrativa (?) fue reiterado por la Corte Suprema de EEUU en la causa Greenlaw v. United States. El Justice George Ginsburg (?) fundó su sentencia en “ese principio de derecho no escrito pero inmemorialmente acatado que dice que una corte de apelaciones no puede alterar la sentencia a su estudio para beneficiar a la parte no apelante” .

Chocolate por la noticia (?). Acá, en Argentina, hace años que cumplimos esa regla. Y eso que no usamos el sua sponte (?).