Archivo de etiquetas| San Lorenzo de Almagro

♪♫♪♫ Y te juro que no voy a parar hasta volver a Boedo ♪♫♪♫

En el día de la fecha, un candidato a presidente del Club Atlético San Lorenzo de Almagro presentó, en los términos del art. 64 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, una iniciativa popular promoviendo un proyecto de ley que declarara la utilidad pública del predio del Viejo Gasómetro de Avenida La Plata (donde hoy está emplazado el supermercado Carrefour).

Para aclarar jurídicamente de que se trata y no alentar falsas expectativas en el pueblo azulgrana, vamos a intentar esbozar un cuadro de situación.

¿Qué es una iniciativa popular?
Es un procedimiento constitucional reglamentado, por el cual, las leyes, en vez de ser promovidas por el Poder Ejecutivo o los propios legisladores, las promueve directamente el pueblo. Deben recolectarse firmas equivalentes al 1,5 por ciento del padrón electoral , en un plazo no mayor a 12 meses. Son aproximadamente 40.000 firmas.

¿Qué es una expropiación?
Es el instituto de derecho público mediante el cual el Estado, para el cumplimiento de un fin de utilidad pública, priva coactivamente de la propiedad de un bien a su titular, siguiendo un determinado procedimiento y pagando una indemnización previa, en dinero, integralmente justa y única. Dos son los efectos esenciales de la expropiación: la transferencia del derecho de propiedad del expropiado al expropiante y el nacimiento del derecho a la indemnización a favor del expropiado. En virtud de la expropiación el Estado extingue el derecho de la propiedad sobre un bien, mediante una previa indemnización, para destinarlo a la satisfacción de una utilidad pública. El Código Civil regula la expropiación por causa de utilidad pública (arts. 2511 y 2512). Sus requisitos están determinados en el art. 17 de la Constitución Nacional. Por tratarse de una limitación administrativa a la propiedad es un instituto de derecho público que se rige directamente por este derecho (Ley 21.499 es la que rige en el orden nacional y la ley 238 es la que rige en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

¿Qué elementos son necesarios para que exista “utilidad pública”?
La utilidad pública que debe servir de fundamento legal a la expropiación, comprende todos los casos en que se procure la satisfacción del bien común, sea éste de naturaleza material o espiritual. La utilidad pública constituye, para los administrados, una garantía constitucional establecida en resguardo de la propiedad privada. La utilidad pública sólo puede ser declarada por el Poder Legislativo. En el caso que nos ocupa, únicamente la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires puede declarar como “de utilidad pública” a los terrenos donde se encuentra asentado el Carrefour de Avenida La Plata. La Corte Suprema de Justicia admitió, en un viejo fallo, la judiciabilidad de la declaración de utilidad pública, con un criterio restrictivo, sólo en aquellos casos en que la calificación resulte notoriamente arbitraria.

¿Qué se aduce como fundamento del proyecto de ley?
Que la dictadura que gobernó Argentina entre los años 1976-1983 eligió al Brigadier Cacciatore como jefe de gobierno de la ciudad. Ese militar represor coaccionó a la dirigencia de San Lorenzo de entonces con que iba a abrir las calles Muñiz y Salcedo, como así también la calle Avelino Díaz, todo lo cual iba cortar por la mitad al viejo Gasómetro y en varias otras partes. Además, la dictadura sostuvo que quería para el predio del Gasómetro una “zona residencial de mediana densidad”. O sea, una zona de viviendas multifamiliar.
Como se advierte a simple vista, a mas de treinta años de esos triste acontecimientos, las calles Muñiz, Salcedo y Avelino Díaz nunca se abrieron. Y las viviendas multifamiliares, nunca se construyeron. En la actualidad, sigue funcionando el supermercado Carrefour. En suma, la causa final, la causa impulsiva, el móvil o fin determinante de la actividad de la dictadura del Brigadier Cacciatore (la apertura de las calles y la construcción de viviendas multifamiliares) para coaccionar desde el Estado a San Lorenzo fue una CAUSA FALSA. Con lo cual, desde la teoría general del acto jurídico, los actos administrativos de que se trata (que ahora se intentan enmendar con la ley de expropiación) carecen de intención, y por tanto, se excluye su validez legal en el campo jurídico. Si el agente Cacciatori ha obrado en vista de una falsa causa, es decir, sustancialmente diferente a como él la veía en el campo de la conciencia, ha compelido a San Lorenzo a hacer algo y lo ha inducido a error insalvable, lo que da lugar también a la anulación de todos los actos involucrados.

¿El bien expropiado pasa a ser parte del patrimonio de Gobierno de la Ciudad o de San Lorenzo?
Cualquiera de las dos opciones está legalmente permitida. Basta con que se declare al bien como afectado a utilidad pública y que se pague la indemnización previa al expropiado. Habrá que ver lo que diga la ley que se apruebe.

¿Cuánto hay que pagar como indemnización a Carrefour?
La indemnización es una compensación económica debida al expropiado por el sacrificio impuesto en el interés público. Significa restituir integralmente al propietario el mismo valor económico del que se le priva, cubriendo los daños y perjuicios que sean consecuencia de la expropiación. La indemnización debe ser única (no puede ser en cuotas) y en dinero contante y sonante (no puede ser en especie, no se le puede dar al expropiado, por ejemplo, otro bien).
Integran la indemnización de conformidad con el régimen legal: (1) el valor objetivo del bien o precio de mercado del inmueble de Carrefour, tomado al momento de la desposesión; (2) los daños que sean consecuencia directa o inmediata de la expropiación (la jurisprudencia admitió, por ejemplo, a) los gastos de mudanza realizados por el dueño, b) lo que el expropiado a raíz de la expropiación, abonó por despido a su personal, c) las dificultades del transporte); (3) la depreciación monetaria (la inflación que pasa mientras se sanciona la ley y se paga al expropiado), y (4) los intereses desde la fecha de la ley hasta el momento del efectivo pago a Carrefour.

¿Hay que pagarle a Carrefour la pérdida del valor llave (la clientela que pierde) o el valor empresa en marcha?
El valor llave, considerado como la situación de preferencia otorgada por la clientela de una empresa con relación a sus competidoras, ha sido a veces negado por la jurisprudencia, por lo tanto no hay que pagarlo.
El valor empresa en marcha (que es el mayor valor que tiene una empresa cuando está funcionando con relación a una que no lo está) no es indemnizadle, conforme lo hay establecido unánimente la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

¿Quién paga la indemnización?
El presupuesto de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Este es el principal obstáculo para que prospere la ley. La ciudad viene aumentando impuestos y eliminando exenciones tributarias en los últimos meses, porque no tiene dinero en las arcas públicas. O sea que no parece probable que se desprenda de al menos, treinta millones de dólares (U$S 30.000.000) para el ejercicio financiero 2011, para abonar la indemnización a Carrefour.

¿Si San Lorenzo obtuviera un crédito, o bien un tercero acaudalado aportara la plata, sería viable la expropiación?
La respuesta es afirmativa. La ley no impide que el dinero salga de particulares. Y todo lo que no está prohibido, está permitido. Será cuestión de acordar una donación con el Gobierno de la Ciudad con afectación específica a la expropiación del predio de Carrefour.

¿El proyecto de ley de expropiación del viejo gasómetro tiene estado parlamentario?
No, no lo tiene. Por lo tanto, los legisladores de la Ciudad de Buenos Aires no están obligados a tratarlo. Va a tener estado parlamentario cuando se consigan las aproximadamente 40.000 firmas necesarias, previa verificación de la autenticidad de por lo menos el 3% de las firmas por la Dirección General de Gestión y Participación Ciudadana del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Otra opción para que el proyecto adquiera estado parlamentario es que algún legislador lo haga propio, y con su firma, lo presente en mesa de entradas.

Sucintamente, apoyamos la iniciativa porque es de estricta justicia que San Lorenzo recupere los terrenos del Viejo Gasómetro. Carrefour, pagó por todo el predio que hoy tiene en Avenida La Plata, la suma total de cuatro millones seiscientos noventa y cinco mil, quinientos treinta y ocho dólares estadounidenses (U$S 4.695.538). Empero, para ello contó con la inestimable ayuda de la dictadura del Brigadier Cacciatori, que le hizo ahorrar muchos dólares. Y obtuvo del Gobierno de facto, lo mas difícil de conseguir: la presión/manipulación de los ineptos dirigentes de turno para que San Lorenzo se desprendiera de su tierra santa, a la que, antes o después, vamos a volver. Porque como dijo el gran Aníbal Troilo, “dicen que me fui de mi barrio, mentiras dicen, si siempre estoy volviendo”.

Anuncios

La conducta maliciosa de un jugador de fútbol para forzar su despido indirecto

Vuelvo sobre el mismo tema que me preocupa por estos días: el CONVENIO COLECTIVO DE TRABAJO 557/2009 que complementa la reglamentación de la Ley 20.160 respecto de los jugadores de fútbol profesional argentinos.

En particular, habré de referirme al inciso b) del artículo 13° del citado Convenio Colectivo, que es el que están invocando los jugadores Agustín Orión y Cristian Tula para forzar la extinción de sus contratos de trabajo que los vinculan con San Lorenzo de Almagro.

El citado inciso dispone que “ante la falta de pago de un mes de sueldo, o uno de los premios pactados, o una parte de la prima o del sueldo anual complementario o de cualquier otro rubro remuneratorio, convenido en contrato registrado o no, el futbolista, por sí, o por intermedio de FAA, intimará al club el pago dentro de los dos días hábiles, por telegrama colacionado o carta-documento, con precisión del monto adeudado”.

Continúa diciendo el artículo en cuestión que “si dentro de dicho plazo el club no depositara la totalidad de lo adeudado en la sede de FAA o no presentare recibos ajustados a lo prescripto por la LCT que acrediten el pago reclamado ante FAA, el futbolista podrá dar por resuelto su contrato por culpa del club, siendo acreedor a las remuneraciones devengadas hasta la fecha de la resolución, con más la totalidad de los montos indemnizatorios contemplados en el art. 15° del presente Convenio Colectivo”.

Como se advierte, la norma usa el verbo “podrá”, queriendo establecer una facultad para el jugador. Sin embargo, la citada disposición no puede escindirse de las normas que rigen el contrato de trabajo de todo el resto de la clase trabajadora argentina. En efecto, la buena fe también es norma rectora en las relaciones laborales y se encuentra consagrada en el art. 63 de la Ley de Contrato de Trabajo. Y la buena fe tiene en el derecho laboral el mismo sentido que en el derecho civil. Porque ni la ley ni sus intérpretes pueden amparar la conducta abusiva de quien obra para quebrar un vínculo con proyecciones indemnizatorias en virtud de una injuria cuya gravedad no hacía imposible mantener el vínculo.

En tal sentido, la buena fe y la confianza entre las partes constituyen condiciones sine qua non para que las relaciones puedan desarrollarse en forma armónica, permitiendo a cada una de ellas cumplir acabadamente con sus obligaciones para llevar el contrato hacia el fin previsto. Tan es así, que el concepto romano de “buen padre de familia más o menos diligente” referido por Velez Sarsfield en la nota al art. 512 del Cód. Civil, se proyecta al art. 63 del régimen del contrato de trabajo cuando habla de la conducta de un buen trabajador, que como todo concepto general y abstracto obliga a atender a las circunstancias de personas, tiempo y lugar de acuerdo a la fórmula usada en la redacción del art. 512 citado. Toda vez que el principio de buena fe contemplado en el art. 63 de la Ley de Contrato de Trabajo al que deben ajustarse las partes tanto al celebrar, ejecutar o extinguir el contrato, tiene como propósito flexibilizar en parte la aplicación de las distintas instituciones reguladas por ella misma para lograr con ello mayor plenitud en el cumplimiento de las finalidades para las que han sido previstas. ¿Qué otra importancia tiene el principio de buena fé? Del principio de buena fe puede extraerse como directiva general a la cual han de adecuar su conducta tanto empleadora como dependiente, el deber de actuar con claridad teniendo en mira la subsistencia del vínculo contractual y además acordando siempre a la otra parte la posibilidad que enmiende el error en que pueda haber incurrido la otra parte. La jurisprudencia, inveteradamente, ha dicho que la omisión del pago de haberes no configura injuria en los términos de la ley cuando media conducta maliciosa por parte del trabajador para forzar su despido indirecto.

Agustín Orión es un jugador surgido de las divisiones inferiores de San Lorenzo de Almagro. Su nombre en el fútbol argentino fue dado por la citada institución de Boedo. Por su incuria dentro del campo de juego, fue repudiado por los hinchas azulgranas. Eso hizo que el arquero quiera dejar la institución. A cualquier precio. Porque Orión está firme en su deseo de irse y ni siquiera le importa la cancelación de la deuda. De modo tal que su conducta abusiva es para quebrar el vínculo, ni siquiera para obtener proyecciones indemnizatorias. Por la pavura que le provoca enfrentar a la propia parcialidad que lo repudió, quiere irse, aunque eso le signifique perder plata. Ese es un ejemplo de manual repudiado por la ley, porque media conducta maliciosa por parte del trabajador para forzar su despido indirecto. Aunque se le debieran 50 centavos de peso, invocaría el inciso b) del artículo 13° del Convenio Colectivo 557/2009. Y eso es inadmisible para la justicia argentina, porque hay un desvío de la causa fin del acto jurídico, para simular una cosa, cuando en realidad, lo que se quiere es obtener otra. Siendo eso, justamente, contrario al deber de Orión de actuar con claridad teniendo en mira la subsistencia del vínculo contractual.

¿Qué pasará de aquí en mas? Los jugadores de fútbol van a seguir utilizando indiscriminadamente el inciso b) del artículo 13° del Convenio Colectivo 557/2009. Hasta que algún tribunal laboral ponga las cosas en su lugar. Porque no van a faltar jugadores que, a sabiendas que el Club empleador no puede cumplir, intimarán para quedarse con el pase en su poder. Y no van a faltar clubes, tampoco, que al momento de firmar los contratos laborales de los nuevos futbolistas, les hagan firmar recibos en blanco “acorde a la ley laboral” (?) para evitar este tipo de maniobras abusivas.

Para cerrar, a jugadores como el nombrado, habría que recordarle lo que dijo Sófocles hace varios miles de años: “es preferible perder con honor que triunfar con fraude.”

La falta de registro de los contratos de los futbolistas

Como me cansé de la falta de erudición básica de los pseudo-periodistas del pasquín verde-naranjello (?), por ejemplo, acá, voy a aclarar algunas cuestiones legales vinculadas al nuevo convenio colectivo de los futbolistas argentinos, registrado bajo el número 557/09, que rige a partir del 1º de julio de 2009 y tiene plena vigencia sobre las relaciones laborales entre jugadores y clubes de fútbol en la Argentina. De todas formas, amigo lector, soy plenamente consciente de que si uno quiere lectura varia, docta y bien aprovechada, tiene que quedar fuera del dominio del fútbol.

Los medios informan sobre que algunos jugadores de San Lorenzo de Almagro han inhibido al club. ¿Es ello cierto? Claro que no. La inhibición general de bienes es la medida cautelar que impide la disposición de derechos sobre los bienes cuyo dominio conste en los registros públicos, no es una medida contra el club en tanto persona jurídica sino una limitación de disponer de ciertos bienes, que en el caso son los derechos federativos de ciertos futbolistas. La inhibición general de bienes está destinada a evitar la transmisión de esos bienes. La inhibición, en tanto medida cautelar, debe ser dictada por un juez laboral, a requerimiento del acreedor, en todos los casos en que habiendo lugar a embargo éste no pudiere hacerse efectivo por no conocerse bienes del deudor, o por no cubrir estos el importe del crédito reclamado. La inhibición general de bienes se deberá dejar sin efecto siempre que presentase a embargo bienes suficientes o diere caución bastante.

¿Algún juez laboral dictó esa medida? La respuesta es negativa. ¿Entonces por qué se habla de inhibición? Porque aflora la ignorancia supina de nuestros periodistas, que procede de su negligencia en aprender lo que debiera saberse, para tener una firma en un diario mas o menos serio.

¿A que refieren entonces los sesudos periodistas? Al parecer, conciernen al inciso 4 del art. 3 del convenio colectivo 557/09, que trata las vicisitudes del contrato laboral del futbolista, sus requisitos de forma y su registro en AFA. ¿Qué dice el inciso en cuestión? Señala que “la AFA se obliga a no registrar los contratos que un club suscriba con futbolistas libres de contratación o venidos de otro club, si, previamente, aquél no acreditara en legal forma tener íntegramente pagos los haberes por todo concepto de los futbolistas a su servicio en la temporada inmediata anterior”. ¿Y si la AFA no cumple con su obligación de no registrar los nuevos contratos? No pasa nada, porque el artículo en cuestión no prevé sanción alguna. Es meramente declamativo u ordenatorio. Mas nunca puede ser considerado fuente de una obligación inexpugnable de la AFA. Pasándolo en limpio, FAA podrá tomar medias de compulsión directa (vgr. huelga), pero la AFA no tiene sanción alguna por no cumplir. Por consiguiente, es muy probable que inscriba nuevos contratos aún pese a la prohibición convencional.

¿Cuál es el procedimiento a que están recurriendo Adrián González, Christian Ledesma, Agustín Orion, Cristian Tula, Hernán Peirone y otros grandes valores azulgranas (?)? Los futbolistas denunciaron por escrito a FAA el monto de las remuneraciones adeudadas, por todo concepto, emergentes de contratos o de cualquier otro documento de pago emanado del club.

FAA clasifica por club las denuncias recibidas. Si es del Nacional B, de Primera B, del Argentino A, de Primera C o D, FAA las desestima in límine (?). Porque no les importan las cuestiones de poca cuantía. Si las denuncias son contra un club grande, lo hace saber por nota a la AFA. La AFA, a su vez, comunica tal circunstancia a los clubes denunciados, exhortándolos a concurrir a FAA a fin de acordar el pago de las remuneraciones adeudadas. En serio, aunque se lo considere una broma, la AFA “exhortará” al club. Los mismo que un consejo. Una súplica. Un ruego. Una solicitud sin coerción alguna. Ese es otro logro de los abogados de Agremiados (?).

Para finalizar, el inciso citado dispone que “se considerará mal habilitado el futbolista cuyo contrato se hubiera registrado en violación de lo prescripto en el párrafo precedente”. ¿Cómo, no era que no se podía registrar? Sí, ya sé, le falta un “(?)” al texto legal. A más de lo expuesto, esa disposición no tiene efectos deportivos (ejemplo, un club no podría pedir la quita de puntos por la inclusión de alguno de esos jugadores registrados pese a la prohibición). Y solo perjudicaría al eventual trabajador, puesto que mal habilitado, no va a faltar quien sostenga que debido a la violación del convenio, no debiera percibir los salarios caídos. Por eso, en ese estado de cosas, nos deleita ver a un gremio que pelea por sus afiliados (?). Como el secretario general de la CGT que pelea por los trabajadores (?).

El sindicalismo argentino está domesticado y esa ha sido la gran operación del sistema. Por eso siempre es bueno tener presente lo que decía Abraham Lincoln: “todo que sirve a los trabajadores sirve a la nación. Todo lo que los daña es traición. Si un hombre le dice que confía en Estados Unidos, pero le tiene miedo a los trabajadores sindicalizados, es un tonto. No hay Estados Unidos sin trabajadores, y esquilar a unos es robar al otro”.

No la tengo, no la quiero, no me interesa (?)

habeo

En latín se suele utilizar un proverbio para denostar a la sociedad consumista: “Nec habeo, nec careo, nec curo”. Por medio de ese saber condensado, parece que se llega a la vida espiritual (?).

El fútbol de nuestra era se inserta dentro de la sociedad consumista. Tan es así que todo lo relativo al fútbol, si no es objeto de consumo masivo, pareciera que no existe. Fijémonos en el caso de un reciente campeón del fútbol doméstico argentino. Se coronó hace menos de una semana, y ya nadie se acuerda.

Las cuestión que nos lleva al thema de este artículo tiene que ver con que, concomitantemente con el fogueo de la sociedad globalizada de consumo, los clubes del mundo se dieron cuenta que podían comparar sus logros, ya no con los otros clubes del mismo país, sino con el resto de los clubes poderosos del mundo. Esa internacionalización de los clubes, acicateada por el fenómeno de la globalización, tuvo muchas ventajas.

Sin embargo, y aquí viene nuestro meollo (?), algunos clubes otrora poderosos a nivel doméstico se encontraron en la desdorosa situación de que la globalización los encontró sin haber ganado la Copa Internacional mas importante de sus continentes. Que es algo así como que te agarre la parca sin confesar (?).

¿Cuáles son esos clubes? Comenzaremos por Europa. Muchos de los clubes mas populares de Europa no ganaron la Champions League (ni su anterior versión, la Copa de Campeones). Por otra parte, la Copa de Campeones fue ganada por el Estrella Roja de Belgrado y el Steaua Bucarest y al día de hoy todavía no son considerados grandes de Europa (?).

De Inglaterra nunca la ganaron Tottenham ni Newcastle, pero el San Lorenzo inglés (?) es definitivamente el Arsenal, que recién pudo llegar a la final en el 2006 y la perdió con el Barcelona. Tampoco la ganó el Everton, que es un club tradicionalmente importante a nivel inglés. Nunca la ganó el Manchester City (aunque puede que en el futuro, de la mano de los petrodólares de su reciente dueño/jeque Abu Dhabi United Group, esto se intente cambiar de la mano de jugadores coperos como Charles Tevez o Robinho). El Chelsea no es un equipo de los tradicionalmente populares, pero tampoco la ganó. Se hizo poderoso en la última década gracias al money laundering de la mafia rusa. Sin embargo, de mantener la tendencia actual, va camino a ser uno de los clubes mas importantes de Inglaterra. Por eso lo incluyo en este análisis. Por poner un caso, el Liverpool nunca ganó una Premiership League (se llama así desde 1992) y su último título local data de 1989. Chelsea, en cambio, tiene dos Premiership Leagues. El Chelsea, en todo caso, tiene apenas 3 títulos domésticos, que contrastan con los 9 del Everton o los 7 del Aston Villa Empero, es apabullante lo de Chelsea de cinco años a esta parte. En 2003-04 Chelsea fue subcampeón. En 2004-05 fue campeón. En 2005-06 fue campeón. En 2006-07 fue subcampeón. En 2007-08 fue nuevamente subcampeón. Y, en 2008-2009 fue tercero, pero tuvo al goleador Anelka (?). O sea que en los últimos 6 años estuvo entre los tres primeros equipos de la Barclays Premier League. Que no es poco. Porque también tuvo recordadas actuaciones por Europa, escapándosele una Champions por apenas un patín de hielo (?).

En Italia, no ganaron nunca la Champions League (ni su antecesora) la Roma, ni Lazio, ni Genoa ni Torino ni Bologna. Pero en el caso del último, se lo perdonamos porque tiene una gran universidad, ¿eh? (?)

De España no la ganó nunca ni el Atlético de Madrid (aunque jugó una final del mundo pese a haber sido subcampeón de la Copa de Campeones, por deserción del campeón Bayern Munich). Tampoco la ganaron el Athletic Club ni el Valencia [que salió dos veces segundo de Europa en recordadas finales con Mini Cooper (?) de D.T.]. No, cierto, no fue Cappa, fue Cuper (?).

De Francia no la han ganado el As Saint-Étienne (club mas campeón de la historia de Francia, ¡eh, champion du siècle, miejah! (?)) ni el Fc Nantes ni el AS Mónaco ni el Olympique de Lyon.

De Alemania y su Bundesliga diremos que Borussia Mönchengladbach es el segundo equipo mas importante de Alemania y no ganó la Champions League. El Werder Bremen es otro de los grandes de Alemania y nunca ganó la Champions League ni su atencesora. Por último, el Stuttgart es un mediano de Alemania, pero tiene el problema de que los otros dos medianos de Alemania (Borussia Dortmund y Hamburger SV) sí ganaron la Champions.

De Holanda la ganaron los tres grandes, Ajax de Amsterdam, Feyenoord de Rotterdam y PSV Eindhoven. O sea que la liga holandesa vendría a ser la mejor parada en este sentido.

Yendo para el continente americano, de México (sin contar las copas de la Concacaf), no ganaron la Libertadores ni Chivas ni América. De todas formas, bueno es reconocer que no hace muchos años que la juegan Y no se sabe si la seguirán jugando en lo sucesivo por el affaire 2009 de la influenza A.

En Colombia, América de Cali, jugó cuatro finales y jamás pudo ganar la Libertadores. Recordemos que tuvo un gran equipo entre 1985/1987 y llegó a tres finales consecutivas, que también perdió inmediatamente (?). Millonarios y Deportivo Cali tampoco han ganado la Libertacup. Si bien es cierto que Once Caldas la ganó en 2004, no lo es menos que es un club de los denominados chicos.

En Ecuador, Barcelona de Guayaquil llegó a dos finales: la de 1990 que perdió con Olimpia paraguayo, y a otra de la mano de Rubén Darío Insúa (♪♪♫♫ y chupe chupe chupe, no deje de chupar, Insúa es lo mas grande, del fútbol nacional ♪♪♫♫) (?) como DT en 1998, pero también perdió. Emelec tampoco ha podido alzarse con el trofeo mas codiciado.

En Perú, ninguno de los grandes la ganó. En efecto, ni Universitario de Deportes de Lima (perdió la final de 1972), ni Alianza Lima ni Sporting Cristal (perdió la final de 1997) la han ganado.

De Uruguay la han ganado los dos grandes: Nacional y Peñarol, que entre ambos suman 8 Copas Libertadores. Equipos de segundo orden, como Defensor Sporting o Danubio, no la han ganado todavía.

De Paraguay el único que la ganó fue Olimpia, que fue tricampeón en 1979, 1990 y en 2002 con Pumpido como D.T.. Cerro Porteño, Libertad y Guaraní aún no pudieron ganarla.

En Chile, el único que la ha conquistado es Colo Colo en el recordado equipo de 1991. En cuanto concierne al resto, Universidad de Chile, Universidad Católica (llegó a la final de 1993 y la perdió con el equipazo del San Pablo de Telé Santana que le había ganado al Newell´s de Bielsa en la final del año anterior, aunque por penales) y Cobreloa (fue subcampeón en 1981 y 1982) no han podido.

En Brasil hay otro lote de equipos considerados grandes, que tampoco han obtenido la Taça Libertadores da América (?). El Corinthians es el mas popular sin Taça Santander. Ahora dicen que en el año de su centenario (2010) van a ir por el máximo trofeo continental para que el resto de los

torcedores no los carguen mas con aquella acusación hiriente de “ser el club brasileño sin pasaporte”. Por eso, de la mano de Ronaldo, y de quimérica intención de contratación de Riquelme, van a por ella (?). Pero, por esas cosas que tiene el fútbol, un travesaño continental (?) los puede dejar sin nada. También integran ese selecto grupo carenciado de Taças, Fluminense, Botafogo y Atlético Mineiro.

Para finalizar, de Argentina el único equipo popular que no ha ganado la Copa Libertadores es San Lorenzo de Almagro. Participó en 11 ocasiones y ha sumado 124 puntos (?) en la tabla histórica. Todos hablan de la maldición que pesa sobre el Ciclón por haberla menospreciado en 1960 “por ser una copa de leche” (?). Y como la copa es mujer despechada (?), al haberla despreciado por plata [recordemos que San Lorenzo cambió localía con Peñarol por 150.000 dólares], con típico resentimiento femenino, dicen que la Copa nunca más flirteará (?) con los de Boedo.

Tal vez la peor imprecación que pese sobre los azulgranas no sea esa, sino la que tiene que ver con que sus dos mejores equipos de la historia (el de 1946 –Farro, Pontoni y Martino- y el de 1968 -Los Matadores- no la jugaron). Los primeros porque la Copa no se había inventado todavía (?). Los segundos porque Argentina no envió equipos a la décima edición de la Libertadores (1969), a la que solo concurrió Estudiantes de La Plata, que ingresó en semifinales en su carácter de campeón de la edición copera del año anterior. Al parecer, la A.F.A. –al momento de definir el fixture de la Copa Libertadores de 1969-, postuló un aumento sustancial en el porcentaje de ganancias para los partidos que los equipos argentinos jugaran de visitantes, argumentando que cuando lo hacían de local sufrían perdidas por el nulo prestigio de sus rivales. Ese pedido fue rechazado por la Confederación y al no haber acuerdo, se oficializó el retiro de la competencia de los equipos argentinos. Menos Estudiantes, que como todos sabemos, siempre fue un equipo inglés (?).

El equipo de San Lorenzo de Almagro del brasileño Tim jugaba un fútbol fenomenal, ganó el Metropolitano de 1968 sin perder nunca –algo jamás logrado hasta entonces–, anotó 49 goles y recibió tan solo 12. Ese equipo, para ponerlo en perspectiva, fue capaz de sacarle 13 puntos de ventaja al ya famoso Estudiantes (que en 1968 conquistó su primera Copa Libertadores) y de apabullarlo también en la final, jugada en el Monumental. Ese equipo tranquilamente podría haber ganado la Copa Libertadores. Pero la perdió en los escritorios (?)

Por eso, grandes del mundo, ánimo, denuedo y arrojo, que la única copa que no se puede ganar es la que se abandona antes de empezar (?). Interin, sigan fingiendo, expresando a los cuatro vientos: “nec habeo, nec careo, nec curo”.

(Nota del redactor: Este artículo también fue publicado en una de mis páginas favoritas con fecha Julio 23 de 2009 cuyo link es este)